Un poema para despedir agosto


TIEMPO DE AFRENTAS

Viene un tiempo de afrentas,
que no será callado ni discreto
como solía serlo
en las tardes de júbilo.

El tiempo que nos viene
hiere, sacude, merma, pulveriza.
Destripa los ayeres
a golpes de crepúsculo.
De nada nos valdrá saber por viejos,
de nada esgrimir torpes armaduras.

Viene un tiempo de afrentas
contra todo coraje de vivir.