ZP cabalga a lomos del Estado de la Nación por la senda...


Hoy miro el mar desde la terraza con sosiego, pero ayer cabalgué a lomos de la crisis, a lomos del mercado laboral y hasta a lomos de algo tan áspero como el Estatut. Y lo hice, lo hicimos, por la senda no del crecimiento, sino del hastío y del hartazgo. Porque, ¿qué fue el debate sobre el Estado de la Nación, sino la expresión más cínica de los consabidos clichés lingüísticos y circunloquios para escurrir el bulto, sobre todo en boca de ZP, vaquero cabalgador por sendas intransitrables? ¿Qué fue el debate sobre el Estado de la Nación, sino el retrato de la ineficacia, la torpeza, la ineptitud, el cinismo y la cobardía de los dos políticos que encabezan la cosa pública? ZP, como mártir de la crisis, ofreciendo su inmolación como político por el bien de la patria (ya podía inmolarse en este mismo momento, y tendría nuestro más solemne agradecimiento); Rajoy como perro que no suelta presa, pero incapaz de señalar otra senda. Y no es que yo crea que la única senda es la de ZP y su naufragado gobierno. Ése es el problema, que tenemos dos melones para escoger y los dos están agrios. Menos mal que, al menos ayer, hubo un político de altura en el Congreso: Durán i Lleida (en la foto).

PD.: ¡Cómo ha destrozado este PSOE malhablado nuestros recuerdos del Senda, aquel libro de lecturas de la infancia!