Unicaja de Relatos: premio fantasma


Hay premios que acuden cada año, engalanados y puntuales, a su cita con los medios, aunque en su haber acumulen fallos pendientes. Hasta tres suma el Unicaja de Relatos: las convocatorias XIX (2007), XX (2008) y XXI (2009). Y, no obstante, hace poco más de dos semanas los responsables comunicaban la apertura de la convocatoria para 2010. ¿A qué se debe esta alarmante demora? ¿A un aluvión de relatos tal, que el jurado no da abasto y, ya se sabe, la tarea de ayer se arrastra para mañana? Quizás tenga algo que ver el hecho de que en Andalucía los miembros de los jurados literarios sean sota, caballo y rey. Lo dicho: un premio fantasma. ¿Quién será el insensato que participe hoy para saber el fallo, pongamos, dentro de un lustro?