Ramillete lingüístico (1)


Recojo aquí algunas perlas del castellano dignas de memoria, sea porque hacen tambalearse el edificio idiomático, sea porque lo enriquecen con sus matices.

1. "Un hombre se ha suicidado lanzándose desde el onceavo piso". De un noticiario que no recuerdo, hace algún tiempo. Antes del suicidio, alguien troceó en once partes el edificio.

2. "Es condición sinecúanime..." En boca de una conocida mía, poco ducha en latines...

4. "Quiero dirigirme a los señores de la mesa y, valga la redundancia, al público". Perla de un espectador en un debate televisivo, hace años. Aún busco la redundancia.

5. "Eso es lo peor". Frase habitual en las mujeres de mi infancia cuando pasaba una ambulancia. Había algo de carpe diem contenido en sus rostros.

6. "Vaya crimen". Oída esta mañana a una señora que lamentaba que la lluvia persistente no permitiera trabajar a los feriantes del Carnaval. De este modo reprendía a la lluvia, que aquí crimen significa "acto merecedor de reprensión".

7. "Ya es mayor". Mi padre pronunció esta frase, que se haría célebre en casa, cuando descubrió, en los albores de la televisión española, que el tiempo cinematográfico no casaba con el real.

8. "Hay ropa tendida". Magnífica metáfora para advertir de que hay espías o indiscretos al acecho de nuestra conversación.

9. "Por decirlo de algún modo". Expresión habitual, pleonástica (aquí sí: redundante), que no aporta nada (porque si se habla, de algún modo hay que decir lo que se va a decir).

10. "Como muy". ¿Qué decir, si está como muy de moda?

(Imagen: Gárgolas de Notre Dame, París. Fuente: Silenos)